fbpx
Medellín Colombia
+57 3218372862
gerencia@quevivalamusicapopular.com

Conoce la historia del «aguardiente» en Colombia

Que Viva la Música Popular

No podemos negar que el aguardiente cura las penas, alivia dolores, sana enfermos, ennovia las solteronas y cierra negocios, sin embargo pocos conocemos la historia real de la llegada del aguardiente a nuestras tierras, y la importancia del mismo para la economía nacional.

La palabra aguardiente proveniente del latín aqua arden, que significa agua que arde.

La historia del aguardiente en Colombia inició con uno de los viajes de Cristóbal Colón en 1493 cuando trajo algunos vástagos de caña de azúcar para ser cosechados.

 

Al principio del siglo y, con el fin de popularizar el aguardiente y quitar del camino a las bebidas autóctonas del país, como lo eran la chicha y el guarapo, el gobierno comenzó una campaña en contra de estas asegurando que enloquecían a la gente y enviando a la cárcel a quienes las comercializaran.

En 1905 se creó formalmente la primera marca de aguardiente llamada Amarillo de Manzanares, (Lugar de nacimiento de Yeison Jiménez) la bebida producida en este municipio en Caldas y en 1943, se creó la Industria Licorera de Caldas encargada de producirlo.

En esta época, el desarrollo de este licor se hizo popular, sobre todo en el siglo XIX con la tensión que se vivía en el país entre los partidos políticos, que llevaba a que las personas encontraran en esta bebida espirituosa una medicina que los llenara de alegría, les quitara el estrés y las tristezas. En este tiempo los grados de alcohol del aguardiente oscilaban entre 35° y 40°, concentración que ha bajado en los últimos 20 años a un promedio de 28°.

Ya en los últimos años, a pesar de ser una de las bebidas insignia, la llegada de nuevos licores ha causado una caída en las ventas, pero esto no significa que se vaya a acabar el guaro de nuestras cantinas, sino que la economía para por un reajuste aguardientístico para encontrar su rumbo.

Según cifras de Que Viva La Música Popular, El aguardiente se consume en el 99.9% del territorio colombiano, amenizando la vida de la mayor parte de los colombianos, y es que a quién no se le antoja un aguardientico bien frío para estos calores, o uno ‘al clima’ para calentar la sangre.

Existe en nuestro país las siguientes marcas de guarilaque: Aguardiente Antioqueño (nuestro preferido), el Néctar de Cundinamarca, El Nariño dulcesito, el Líder de Boyacá, el Llanero (dicen que es mejor que el antioqueño), el Blanco del Valle, el Origen del Valle del Cauca, el Cristal el Caldas, el Caucano, el Tapa Roja del Tolima, bien fuerte, el Doble Anís del Huila y el Platino del Chocó.

Yo no sé a ustedes, pero a nosotros nos están dando ganas de probarlos todos. ¡Salud!.

Tags: , , , ,